¿Cómo superar la muerte inesperada de un ser querido?

17 julio 2020

El fallecimiento de un ser querido puede verse intensificado por muchos factores. Uno de los más relevantes suele ser que esa muerte se produzca de forma repentina. En esta entrada hablaremos sobre cómo superar una muerte inesperada.

El proceso de asimilación de la muerte de un ser querido es complicado y tremendamente personal. Es un momento plagado de emociones, lo es cuando el fallecimiento ocurre a raíz de causas naturales, pero hay factores que pueden intensificar mucho este momento, por ejemplo, cuando el fallecimiento es inesperado.

Una muerte inesperada nos coge de sorpresa, lo que hace que el impacto sea mayor, intensificando así todas las emociones que sentimos, ya que no podemos prepararnos para el duelo.

Recuerde que las investigaciones indican que el paso del tiempo permite recuperarse de la pérdida. Aceptar una muerte inesperada puede tomar desde varios meses hasta más de un año. No hay una duración «normal» para este tipo de duelo, así que no se ponga metas.

¿Qué emociones sentimos ante este tipo de pérdida?

Ante un fallecimiento inesperado, es normal sentir muchas emociones intensificadas.

El estado de Shock

Cuando recibimos este tipo de noticia, es normal sentirnos bloqueados, en estado de Shock. Este estado nos lleva a un pensamiento recurrente: «No puede ser que esté pasando esto».
Es normal crear un estado de irrealidad, como si se viviera una ensoñación pasajera.

Frustración y rabia

Una vez salimos del estado de shock, es normal sentirse frustrado y enrabietarse con la situación: «¿Por qué le ha pasado a él/ella?». Es normal tener la sensación de que ha sido una situación injusta y que no debió haber ocurrido.

Necesidad de comprender

Para poder asimilar la situación, necesitamos entender qué ha pasado, cómo ha pasado y por qué ha pasado. También es normal buscar un culpable, aunque sea causa accidental, enfermedad…

¿Cómo gestionar el duelo ante una muerte inesperada?

Siempre tenemos que tener claro que el proceso de duelo es un proceso tremendamente personal, aún sintiendo el mismo fallecimiento, no habrá dos duelos iguales. Cada uno lo vive de una manera diferente y hay que respetarlo.

La despedida es el punto más relevante para gestionar un buen duelo. Emocionalmente tenemos la necesidad de decir adiós y, en este tipo de fallecimientos, no es posible.

Una fórmula de despedida recomendada por psicólogos para este tipo de casos sería realizar una carta a nuestro ser querido fallecido. Esta carta debe incluír todas las «gracias», los «te quiero», los «lo siento»…todo aquello que te quedó por decir y así, dejar claro ante tu ser querido todo lo que creas que te quedó por decir.

Para favorecer esa despedida, está bien añadir de último un: «te dejo ir». Este final no será, bajo ningún concepto, para olvidarlo, si no que nos valdrá para aceptar nuestra vida sin ellos. Una forma de aceptar su partida quedándonos agradecidos con todo lo que nos han ofrecido en vida.
Una vez finalizada la carta, no es bueno releerla, hay que quemarla imaginando que así, todo lo que ha escrito, le llegue a su ser querido.

Si usted ha tenido una relación difícil con el difunto, esto puede añadir otra dimensión al proceso de duelo. Podría necesitar reflexionar por algún tiempo antes de lograr mirar la relación con nuevos ojos y acostumbrarse a la pérdida.

Claves y consejos para superar el duelo ante una muerte inesperada.

Queremos brindarle apoyo en estos momentos y, por ello, queremos compartir con usted una serie de consejos para superar el duelo.

Muestre sus sentimientos:

Es completamente natural sentir frustración, tristeza, rabia, enfado…¡Expréselos sin pudor ni miedo! Sus emociones y sentimientos tienen mucho valor psicológico, no los reprima. Perder a un ser querido nos hace experimentar muchas emociones y eso, nos hace más humanos.

Evite la soledad:

Los amigos y familiares son claves en el proceso de duelo. Sentirse acompañado y reunir el apoyo que usted necesita es básico para constituir el apoyo emocional requerido para gestionar un buen duelo.

Hablar sobre la muerte:

No omita ni esconda el tema, es bueno hablar sobre la muerte de su ser querido. Hablar ayuda a comprender y a aceptar la situación. Vivir en la negación o en la omisión, puede estancarle en el proceso de duelo.

Pida ayuda si lo necesita:

Sus familiares y amigos serán su apoyo, no dude en pedir ayuda si la necesita. Es muy importante verse acompañado en estos momentos y no sentirse solo. Si necesita ayuda, si le apetece compañía…sea lo que sea, pídalo. Siempre habrá alguien dispuesto a ayudarle.

No cuente los días:

Tómese su tiempo. Es fundamental entender que los plazos son diferentes para cada persona y para cada caso. No intente acelerar su duelo, llévelo de la forma más natural posible.

Marque el ritmo de su propio duelo:

Cada duelo es completamente personal. No se imponga fechas límite, ni estados anímicos que crea que son los adecuados.
Vivir el duelo es aceptar cada fase, independientemente de su intensidad o duración. Cada persona necesita un tiempo para lidiar con su dolor.

No tenga miedo a volver a su rutina.

Superar una muerte inesperada puede ser doloroso y, muchas veces, se siente que está todavía muy presente para llevar a cabo ciertas actividades.
No tenga miedo a volver a vivir su vida como lo hacía antes del fallecimiento de su ser querido. Es completamente necesario para adaptarse a la nueva realidad.

Recuerde a su ser querido.

Aprender a vivir con una pérdida no significa olvidarlo. Recordar a nuestros seres queridos es fundamental para vivir el duelo de una manera sana. Colgar fotografías para tenerlo presente, plantar un árbol en su memoria, crear objetos decorativos con pertenencias de nuestro ser querido fallecido son formas de no olvidarlo y aprender a recordarlo de una forma agradable.

Si quiere obtener más información sobre las etapas del duelo, puede hacerlo AQUÍ.

La aceptación no significa olvido.

Es de gran importancia que entienda que aceptar una muerte, no significa olvidar a su ser querido.
La persona que se va, siempre se quedará conectada con usted a través de sus enseñanzas o experiencias, tiempo compartido, conversaciones…todos estos recuerdos harán que esa persona siga a su lado.
Aunque tener este tipo de recuerdos, en un primer momento resulta algo tremendamente doloroso y son recuerdos llenos de tristeza y culpa, poco a poco se convertirán en recuerdos emotivos y felices, llenos de nostalgia pero sin tristeza ni enfado, lo que nos permitirá asumir la situación y continuar con nuestra vida.

¿Y si necesito ayuda psicológica?

No tenga miedo a necesitar ayuda, pídala sin miedo, el apoyo psicológico muchas veces es necesario y no hay que sentir vergüenza por ello, no es más débil.

Los psicólogos se forman para poder ayudar a las personas que, en este caso, viven el fallecimiento inesperado de un ser querido. Les ayudan a manejar sus emociones y sentimientos, ayudando a paliar ansiedades, tristezas o preocupaciones.

Visita nuestras Redes Sociales para estar al día haciendo click AQUÍ

Actualidad
Ir al contenido